Las FUNDAS de ITALIA para Sofás y Sillones.

Envío Gratis, Pago y Garantía.

+56 2 2666 5583

Blanco en el interior: Bienvenida luminosidad

El blanco sin lugar a dudas es el emperador en cuanto a colores en el interiorismo se refiere. Es capaz de resaltar cualquier otro color o textura, al mismo tiempo que ilumina y expande visualmente el espacio; Se lleva perfecto con cualquier estilo, y es atemporal por lo que siempre será un acierto. Pero, lo que realmente nos encanta de este tono es la increíble capacidad de armonizar una habitación creando espacios delicados, elegantes y pulcros. ¿Quieres saber cómo aplicarlo en tu casa? A continuación veremos algunos tips que te ayudarán a usar el color blanco en tu casa y a atraer la luz en todos tus espacios.

El color blanco técnicamente es la presencia de todos los colores. Es por esto que combina a la perfección con cualquier estilo y su influencia siempre será positiva en el espacio que esté presente. El blanco, además, es el que más contribuye a reflejar la luz, creando la ilusión óptica de que los espacios son mucho más amplios de lo que realmente son. 


Consejos para usar blanco

Dormitorio

El blanco se asocia a la serenidad y al equilibrio, por eso también es perfecto en el dormitorio. Y es la mejor elección para que tus ventanas potencien las vistas: tanto los perfiles como las cortinas. 


Living

Si te inclinas por una decoración natural y sencilla, el blanco es la tonalidad perfecta. En este caso, podemos utilizar elementos como los cojines, las cortinas o las alfombras para dar un toque de color. Considera el blanco en todos sus tonos y mezcla texturas con diferentes textiles, agrega plantas y crearás un espacio armónico lleno de serenidad.


Si los suelos o los techos son de madera, el uso del color blanco en las paredes hace que el ambiente de este espacio sea más cálido. Además, el blanco es el mejor aliado para que tu casa crezca. Si no quieres que tu decoración parezca plana atrévete a jugar con blancos rotos, distintas texturas y plantas.


El blanco será tu mejor amigo si tu espacio es de pocos metros. Puedes apostar por el total look, utilizando el blanco en tus muebles y textiles. Para lograrlo puedes jugar con diferentes texturas en cortinas y alfombras, incluso en tus sillones y sofás. Ya que estos muebles son piezas protagónicas de gran impacto en nuestro espacio, inclinarse por el tono blanco es ideal para suavizar su presencia. Para esto una excelente idea que te ayudará a adaptar tu antiguo sillón a este nuevo estilo es a través de las fundas.


Una funda para tu sillón o sofá te ayudará a crear ambientes elegantes, sobrios y dinámicos; al mismo tiempo que protege el tapiz original. 


Uno de los primeros problemas que se vienen a la mente al momento de pensar en muebles blancos es: suciedad y manchas. Con una funda esto ya no será problema, ya que puedes lavarla fácilmente por lo que tu ambiente pulcro y luminoso se mantendrá fresco e impecable siempre. Otro beneficio de utilizar una funda es su textura, si quieres agregar dinamismo al tono una funda de microfibra será ideal, pero si te inclinas por un estilo más elegante, una funda velvet es tu mejor opción.


El blanco es atemporal, muy versátil y da sensación de limpieza, perfecto como base para cualquier decoración. Transmite una luminosidad como ningún otro color, por esto en el espacio que sea el color blanco siempre será un acierto, y en el caso de los muebles, una funda se transformará en tu mejor aliada. ¡Atrévete a traer el blanco a tus espacios y dale la bienvenida a la luminosidad!